contacto@armandodifilippo.com
Categorías

 

 

 

 

 

 

 

ÍNDICE Y PREFACIO DEL LIBRO PUBLICADO POR RIL EDITORES (2013)
Índice
Prefacio……………………………………………………………………….11
Índice de siglas ……………………………………………………………23
Agradecimientos…………………………………………………………..25
Parte I
Capitalismo
1. El capitalismo: sus rasgos definitorios…………………………….27
2. Capitalismo y sistemas políticos: un bosquejo histórico…….47

Parte II
Capitalismo y Democracia
3. Democracia: aspectos procedimentales y sustantivos………..67
4. Democracia integral y Republicanismo…………………………..77
5. Valor económico, capitalismo y democracia integral…………89

Parte III
Estructuras de poder y mecanismos de dominación
6. Una teoría «aristotélica» del poder y la dominación……….119
7. Aristoteles: justicia y poder…………………………………………147
8. Dinero capital y poder: de Aristóteles a Marx……………….160
9. Dinero capital y poder: de Marx a Keynes…………………….172

Parte IV
Sistemas de legitimación y ciencia económica
10. La economía neoclásica como instrumento
de legitimación……………………………………………………….191
11. Legitimación cultural y competencia perfecta………………197
12. Institucionalismo conservador versión de Hayek………….217

Parte V
Mas allá del dogma: ¿poder o autorregulación?
13. Clásicos y Marx……………………………………………………..241
14. Thorstein Veblen y John Commons……………………………265
15. John Maynard Keynes……………………………………………..276
16. Joseph A. Schumpeter………………………………………………300
17. John Kenneth Galbraith…………………………………………..310
18. Gunnar Myrdal………………………………………………………328

Parte VI
La escuela estructuralista Latinoamericana
19. La teoria economica estructuralista …………………………..335
20. Globalización capitalista y democracia ………………………368
21. Versión multidimensional del sistema
global y de la visión centro-periferia…………………………..383
22. Integrar américa latina: dos visiones diferentes…………….413
Bibliografía………………………………………………………………..425

PREFACIO
Este libro se propone examinar los vínculos entre el capitalismo y la democracia en el marco de la globalización de las sociedades humanas del tercer milenio. Expresa la mirada de un economista formado en una visión sistémica, multidimensional y dinámica de las ciencias sociales. Los cambios histórico-estructurales interrelacionados del capitalismo y la democracia pueden encuadrarse fructíferamente en dicha visión epistemológica.

La crítica del capitalismo es el foco central de la argumentación. El capitalismo es entendido como un sistema de poder y dominación que ha estructurado la vida económica y modelado la cultura de las sociedades occidentales desde hace al menos doscientos años.

La teorización económica que ha predominado en la vida académica de dichas sociedades nace junto con el capitalismo de la mano de Adam Smith y se focaliza en el estudio de las capacidades autorreguladoras de los mercados para asignar los recursos productivos de una manera eficiente. Expresa los valores del liberalismo que ha predominado como visión económica y política del mundo. La epistemología de las ciencias sociales que, desde entonces, ha triunfado en occidente tiene un rasgo distintivo consistente en parcelar la realidad social y estudiarla a través de diferentes disciplinas. Esta fragmentación de miradas científicas ha favorecido el dogma de la autorregulación de los mercados y ha instalado el afán de lucro individual como orientador de la vida económica. El éxito de este sistema económico que ha conquistado el mundo radica en su capacidad para acrecentar el poder productivo del trabajo humano y por esa vía alimentar la esperanza de una prosperidad apoyada en los mecanismos del mercado.

Sin embargo la evidencia histórica demuestra que la desigualdad social, la explotación humana y la depredación del medio ambiente son lacras que parecen inherentes al funcionamiento de dicho sistema económico. También el poder productivo formidable desarrollado por las técnicas capitalistas ha cambiado el significado de la guerra entre naciones, dando lugar a masacres y genocidios en el siglo veinte que, por su magnitud, no tienen precedentes en la historia de la humanidad.

El presente libro plantea la necesidad de cambiar el foco epistemológico e ideológico del tema bajo análisis, rompiendo la compartimentalización disciplinaria y estudiando de manera conjunta la evolución de los sistemas económicos, políticos y culturales de las sociedades occidentales contemporáneas. Un rasgo ideológico del estudio de los vínculos entre sistema político y sistema económico en occidente ha sido la oposición entre las
nociones de estado y mercado. Las dos posiciones extremas fueron, por un lado, el liberalismo manchesteriano del siglo XIX defensor de un estado mínimo y promotor unilateral de las virtudes del libre mercado, y, por otro lado, los movimientos comunistas que culminaron con la revolución rusa y la constitución de la Unión Soviética. Durante el siglo XX, la primera de estas tendencias ideológicas, fundada en las virtudes autorreguladoras del mercado colapsó con la crisis de los años treinta, y la segunda se desmoronó por las
falencias del régimen soviético, las ineficiencias de sus mecanismos colectivistas de gestión estatal y su desprecio por los derechos y libertades ciudadanas.

Desde fines del siglo XX hasta hoy (2012) hemos presenciado el retorno del fundamentalismo de mercado de la mano de las megacorporaciones transnacionales.

El criterio propuesto en este libro es el de estudiarlo críticamente en el marco de la relación capitalismo-democracia, situada históricamente en la presente era global.

Partiendo de la dicotomía más bien abstracta y atemporal entre estado y mercado, este trabajo elige profundizar los vínculos teóricos e históricos entre estado democrático y mercado capitalista, que son los parámetros estructurales propios de las sociedades occidentales donde vivimos. En segundo lugar estas páginas atacan con máxima determinación el dogma de la autorregulación de los mercados que, parapetado en un falso concepto de libertad económica estigmatiza al estado como el símbolo de todas las ineficiencias y autoritarismos.

La prédica fundamentalista en favor de la autorregulación de los mercados y de las empresas se encuadra en un discurso teórico-ideológico que intenta minimizar la influencia del estado y, si es posible prescindir completamente de ella. En realidad, como esta prescindencia es absurda e imposible, la pugna por rechazar la tutela del estado está encubriendo un esfuerzo por colonizar o dominar sus instituciones para ponerlas al servicio del poder corporativo transnacional.

Como el capital corporativo no puede prescindir de las regulaciones del estado, presiona para lograr que esas regulaciones se adecuen a sus fines. El mecanismo del cabildeo (lobby) opera en los parlamentos con procedimientos que lindan en la práctica del soborno u otras formas de corrupción.

Ese es precisamente el cuadro histórico que hoy estamos presenciando ya no solamente en las regiones periféricas sino también en las principales potencias hegemónicas del mundo occidental. La actual crisis recesiva iniciada hace casi un lustro demuestra la creciente subordinación de las políticas gubernamentales a los intereses de las grandes corporaciones del capitalismo global.

El punto central que el enfoque sistémico e institucional de las ciencias sociales permite poner de relieve, es que los mercados capitalistas requieren de los estados democráticos para poder asignar los recursos económicos no sólo con eficacia sino también con justicia. Es más, los valores que se sustentan a través del mercado capitalista reflejan una racionalidad instrumental y microeconómica orientada al lucro, en tanto que los valores que se sustentan a través del estado democrático (en algunas de sus versiones posibles) aspiran a reflejar una racionalidad moral orientada a promover el desarrollo humano, satisfaciendo las necesidades y promoviendo las libertades que lo posibilitan.

El estudio del afán de lucro es un hilo conductor medular de la dinámica del capitalismo. El lucro es la meta y razón de ser del dinero utilizado como capital. Comprar para vender, lucrar y acumular a través del mercado es su fórmula mágica.

En los orígenes de la civilización occidental Aristóteles dio la voz de alerta al distinguir entre la crematística natural o necesaria dirigida a procurarse valores de uso, y la crematística lucrativa orientada a acrecentar la magnitud de dinero controlado por los mercaderes profesionales.

Las más gravitantes entidades que lucran y acumulan en el siglo XXI ya no son personas naturales sino grandes corporaciones que han subordinado causalmente la noción macroeconómica de crecimiento del producto, a la noción microeconómica de acumulación de capital lucrativo. Si las empresas obtienen ganancias y expanden el producto total, la agregación macroeconómica de esos resultados es considerada como el principal indicador sintético de crecimiento, incluso si es que dicho crecimiento arremete contra
el medio ambiente o se distribuye de manera injusta y regresiva. De manera vaga tiende a identificarse esa medida promedio con el progreso social y el desarrollo humano.

La empresa capitalista mira el lucro como un mecanismo para expandir su poder microeconómico privado, pero desde el punto de vista del estado democrático el lucro puede entenderse como una señal capaz de orientar los emprendimientos productivos en determinadas direcciones. Esta lectura del significado social del lucro es esencial para entender los vínculos entre mercados capitalistas y estados democráticos. Sin embargo el tema no ha sido estudiado, precisamente por la compatimentación recíproca entre la ciencia económica y la ciencia política y por el rechazo recalcitrante de los ortodoxos de mercado a cualquier intento de encauzar el uso social del lucro empresarial.

Las empresas capitalistas hacen un uso privado del lucro para sus propios fines estratégicos, en tanto que la sociedad en su conjunto se beneficia sólo en la medida que los emprendimientos más lucrativos generen bienes y servicios requeridos por el bien común.

El sistema político es la principal fuente alternativa de poder societal capaz de encauzar el lucro y ponerlo al servicio de fines humanos socialmente legitimables. Pero el sistema político no puede anular o subrogar las formas económicas del poder. El lucro entendido macroeconómicamente es una medida del excedente disponible en las sociedades capitalistas para la promoción de nuevos emprendimientos productivos. Compete a las sociedades democráticas a través del sistema político orientar los usos sociales de ese excedente (Prebisch 1981).

El estado democrático puede encauzar socialmente el destino del excedente (lucro) de las empresas tanto a través del mercado (empresas públicas), como desde afuera del mercado haciendo uso de sus poderes reguladores y fiscales. Así lo hicieron en la postguerra (en cierta medida, al menos), los estados benefactores de Europa Occidental dando lugar a una expansión del producto social que alcanzó niveles sin precedentes de equidad y dinamismo.

Sin embargo en las últimas dos décadas del siglo XX, las megacorporaciones ayudadas por las emergentes tecnologías de la información se globalizaron rápidamente propagando a escala planetaria sus cadenas productivas y sistemas de valor. Desde entonces los estados nacionales democráticos han venido perdiendo gran parte de su control sobre el excedente global (lucro) de las corporaciones transnacionales y sobre sus decisiones de inversión.

Debe entenderse que las corporaciones como tales carecen de racionalidad moral porque no son personas humanas aunque tengan personalidad jurídica, detenten propiedad y ejerzan poder de contratación. Son organizaciones que operan como artefactos o mecanismos sociales preparados para lucrar y acumular, y solamente pueden ser encauzadas a través de los mecanismos regulatorios y fiscales.

Cuando esos mecanismos están ausentes o los gobiernos carecen de poder para imponerlos, entonces emerge la cara perversa del capitalismo que lucra con el narcotráfico, la trata de mujeres, niños y migrantes indocumentados, el tráfico de armas, la depredación ambiental, etc. Es función indelegable de los gobiernos democráticos reorientar el excedente (lucro) corporativo hacia bienes públicos que satisfagan las necesidades societales básicas de la población (energía limpia, agua consumible, alimentación, educación, cuidado de la
niñez, generación de empleos decentes, cooperación internacional
con las naciones más pobres y oprimidas, etc.).

Existen actualmente dos datos esenciales para entender el modus operandi del neoliberalismo del siglo XXI: Primero, los instrumentos monetarios y financieros se han ido globalizando e independizando de todo control democrático. Y, segundo las funciones reguladoras del estado democrático y sus políticas fiscales, tan usadas durante la era keynesiana, han sido suplantadas por el dogma de la autorregulación de los mercados y la prevalencia de las políticas monetarias.

De esta forma se redujo radicalmente el poder de los gobiernos para desarrollar políticas públicas. La estrategia neoliberal para mantener los equilibrios fiscales fue reducir gastos y no incrementar la presión tributaria. La receta monetarista-neoliberal para estimular el crecimiento económico consiste en mantener bajas las tasas de interés y relajar los controles a la banca privada de inversiones,
lo que favorece la especulación inmobiliaria en todo el mundo desarrollado. Así fue como se precipitó la crisis de las hipotecas en Estados Unidos. El colapso de la gran banca estadounidense (que con la tolerancia cómplice del gobierno había provocado el inicio de la crisis), se propagó a todo el occidente desarrollado, y los gobiernos debieron asumir posiciones deficitarias y deudoras para rescatar la banca privada.

De esta manera se ha generado el círculo vicioso macroeconómico que está erosionando peligrosamente las economías de Europa. El proceso recesivo desatado agrava por sí mismo los déficits fiscales. Puesto que el Banco Central Europeo manifiesta reticencia a adquirir deuda pública, los especuladores privados se hacen cargo del asunto, induciendo altibajos en las primas de riesgo
que les producen grandes ganancias. Con tal fin se encargan de generar rumores alarmistas respecto de la solvencia de los países que son víctimas de dichos ataques especulativos. Hacen uso para ello de las agencias evaluadoras de riesgo, y de algunos medios de comunicación. De esa manera la alarma pública deliberadamente promovida favorece la aplicación de mecanismos especulativos que agravan la inestabilidad financiera de los países europeos.

En Estados Unidos, todavía centro hegemónico del capitalismo mundial, la crisis de 2008 se enfrentó con «imaginativas» políticas monetarias. La banca central estadounidense tampoco presta dinero directamente al gobierno (no le compra bonos del tesoro) y el departamento del tesoro (ministerio de finanzas) no aumenta la presión tributaria ni genera gasto publico para estimular el crecimiento. Como alternativa a estas políticas más tradicionales propias de la
era keynesiana, la Reserva Federal (Banco Central) aplica políticas de flexibilización cuantitativa (quantitative easing) transfiriendo dinero a la gran banca privada a cambio de activos financieros de todo tipo poseídos por esta. Dicho más directamente la banca central está al servicio del rescate de la gran banca privada incrementando sus reservas y manteniendo al mínimo las tasas de interés. Como a pesar de estas facilidades la banca privada no incrementa sus créditos al sector productivo, el resultado de estos comportamientos es promover una burbuja bursátil global, que robustece la posición de los especuladores, y daña en última instancia los derechos económicos, Culturales y sociales de «ciudadanos de a pie».

Como la política del Banco Central Europeo es aún más restrictiva que la de la Reserva Federal, y, en el caso de la Unión Europea carecen aún de una unión fiscal, los mecanismos especulativos han brotado con mayor virulencia generando un círculo vicioso de recesión económica, crisis, social, y turbulencia política.

En particular, el círculo vicioso macroeconómico europeo consiste en que, primero la actual recesión agrava el déficit fiscal; segundo, las políticas neoliberales pretenden enjugarlo reduciendo el gasto público y vendiendo bonos del tesoro a los inversionistas privados; tercero, la reducción del gasto público deprime la demanda agregada; cuarto, la depresión de la demanda agregada agrava la recesión; y, quinto, la mayor recesión agrava el déficit fiscal, recomenzando por esa vía el ciclo depresivo y hundiendo las economías
europeas en un rápido endeudamiento.

El desenlace previsible de esta espiral descendente se asemeja al crecimiento de células cancerosas en un cuerpo sano, la proliferación de dichas células termina por producir la muerte del cuerpo pero con él también mueren los tejidos cancerosos. Esa es la victoria pírrica que están obteniendo los mercados que intentan controlar la política pública de los estados, y «socializar» las pérdidas con cargo a la destrucción del estado de bienestar.

La crisis generada por el capital financiero, se convirtió primero en una crisis económica (recesión), después en una crisis social (desempleo y pobreza) para desembocar actualmente en una crisis política. En consecuencia una adecuada apreciación de la situación actual exige, primero, un análisis sistémico que incluya todas las dimensiones de la crisis que de ninguna manera ha concluido, y, segundo, un reconocimiento de la prioridad de la esfera política sobre la esfera económica, o, dicho más precisamente una prioridad de los estados democráticos sobre los mercados capitalistas.

Para la superación de este perverso cuadro financiero, una forma de subordinar los fines privados del capitalismo a los fines públicos de la democracia, es por un lado, endurecer el control social sobre las corporaciones (en especial las del sector bancario-financiero transnacional), y por otro lado, estimular y tornar lucrativos los emprendimientos productivos de bienes y servicios que satisfagan
las necesidades básicas de las mayorías ciudadanas con prioridad sobre las preferencias, deseos y/o caprichos individuales de minorías distributivamente privilegiadas. El primer elemento de esta estrategia significa un fortalecimiento del poder regulador de los estados democráticos en la esfera económica, y, el segundo, la formulación de estrategias y políticas públicas dirigidas a promover la justicia distributiva, y el progreso técnico ambientalmente responsable.

Este breve y superficial diagnóstico de la crisis mundial actual es un ejemplo de la pugna dialéctica capitalismo-democracia donde ambos subsistemas (como la historia lo demuestra), a largo plazo se oponen pero también se suponen recíprocamente. La superación de sus contradicciones no pasa por la eliminación de ninguno de ambos, sino por una síntesis que supere sus contradicciones fundamentales. La alternativa aquí planteada es la de subordinar las instituciones del capitalismo  a las instituciones de la democracia. La democratización de la cultura asociada a la propagación de las tecnologías de la información puede favorecer estas opciones.

Las nociones de sistema e institución son un marco epistemológico fundamental en las reflexiones que siguen, pero la visión sistémica aquí adoptada sitúa a los seres humanos en el centro del proceso histórico. Son ellos los que articulan y otorgan sentido pleno a los sistemas e instituciones sociales.

Cabe, por último, explicitar con más detalle los rasgos sistémicos e institucionales de la visión aquí propuesta.

Un sistema es concebido aquí como un objeto complejo cuyos componentes están unidos entre si por vínculos relativamente estables e interdependientes que constituyen su estructura. Puede ser abstracto, como una teoría científica, o concreto como el universo que habitamos. Los sistemas concretos tienen una base física y son intrínsecamente dinámicos. Una sociedad humana puede verse como un sistema social concreto, cuyos componentes son seres humanos o asociaciones compuestas por seres humanos (Mario Bunge 1999).

Podemos elegir cuatro subsistemas principales en toda sociedad humana que guardan correspondencia biunívoca con cuatro dimensiones presentes en todo ser humano. Las dimensiones propiamente humanas aquí propuestas, que Aristóteles (1995) destacó son, por un lado, las de animal racional, y, por otro lado, las de animal sociopolítico (zoon politikon).

Según la correspondencia biunívoca sugerida entre las dimensiones de la condición humana y los subsistemas sociales básicos, los humanos podemos estudiarnos a nosotros mismos alternativamente como: a) animales gregarios (interactuamos en subsistemas biológico-ambientales), b) instrumentalmente racionales (poseemos, producimos e intercambiamos instrumentos generando subsistemas económicos), c) moralmente racionales (generamos códigos éticos y lenguajes sutiles que nos permiten construir información comunicación y conocimiento en el ámbito de los de subsistemas culturales), y d) sociopolíticos (nos subordinamos a poderes normativos que construimos colectivamente a través de subsistemas políticos).

Las relaciones sociales son aquí concebidas como interacciones humanas fundadas en expectativas recíprocas de conducta que derivan de la existencia de las instituciones. Las instituciones son reglas técnicas (relación persona-instrumento) o sociales (relación persona-persona) interiorizadas en el comportamiento efectivo de los actores. Las posiciones ocupadas por los actores sociales en las instituciones determinan en grado decisivo la libertad y el poder que ellos detentan. Las corrientes teóricas del institucionalismo
estadounidense y del estructuralismo histórico latinoamericano han contribuido significativamente a elaborar esta noción de poder institucionalizado o estructurado.

El subsistema político será interpretado como el generador de las instituciones que fijan la estructura normativa formal, y el subsistema cultural como el generador de la estructura normativa informal de toda sociedad humana. La posición de los actores sociales en las estructuras institucionales es el fundamento del poder (o de la impotencia) que ellos revelan en sus relaciones sociales.

Las instituciones estructuran la vida social, y son multidimensionales. Pueden ser culturales (como el lenguaje), económicas (como las técnicas productivas o las formas de propiedad), políticas (como los derechos y deberes ciudadanos), o biológico-ambientales (como las normas vigentes en las prácticas de la reproducción humana).

Cabe distinguir entre la noción de instituciones y la de organizaciones (North 1993). Los objetivos perseguidos por las organizaciones y asociaciones son también multidimensionales: pueden ser económicos (como en las empresas), o políticos (como en las oficinas del gobierno), o culturales (como en las escuelas o las iglesias), o socio-biológicos (como en los hospitales).

En el marco de esta visión sistémica e institucional el libro se organiza de la siguiente forma.

La primera parte se apoya por un lado en la noción de poder, y, por otro lado en las nociones aristotélicas de justicia con el objetivo de escrutar los rasgos principales de las relaciones entre capitalismo y democracia. Pone de relieve, además, que los términos capitalismo y democracia pueden estudiarse como tipos teóricos, o, alternativamente, como subsistemas dinámicos, históricamente interrelacionados e interdependientes.

La segunda parte aborda esquemáticamente los rasgos que (en los debates actuales sobre filosofía política) caracterizan a la democracia liberal originada en la modernidad. Por otro lado pretende bosquejar el ideal de una democracia integral que sea multidimensional y recoja la herencia republicana de raíz clásica grecolatina en materia de justicia (virtud practicada frente al prójimo). Dentro de esta misma parte se examinan los fundamentos filosóficos y las teorías del valor de las diferentes corrientes científicas en economía abocadas al estudio del capitalismo. La pretensión de esta parte sigue siendo la de abrir espacios de debate entre la filosofía política y la filosofía económica respecto de los vínculos entre capitalismo y democracia.

La tercera parte expone lo que podría denominarse una teoría «aristotélica» del poder y de la dominación. Propone además, una retraducción de las cuatro causas (o cuatro estrategias explicativas) de Aristóteles al lenguaje contemporáneo de la causalidad y de los sistemas en la versión del filósofo argentino Mario Bunge.  A partir de allí recorre un itinerario que, partiendo de la filosofía económica aristotélica, transita por las visiones de Hegel y Marx, para desembocar en los planteamientos reformistas y pragmáticos de Keynes. Nuevamente es una invitación a reabrir el debate sobre filosofía económica.

La cuarta parte aborda la teoría económica académicamente hegemónica en occidente y resalta la subyacente carga ideológica de los modelos neoclásicos de equilibrio general, examina sus premisas simplificadoras, y los caracteriza como instrumentos de legitimación de los mercados capitalistas autorregulados.

La quinta parte, partiendo desde los padres fundadores de la economía clásica, explora de manera esquemática y descriptiva, el papel que, en algunas propuestas teóricas (ajenas a la teoría neoclásica), jugaron las nociones de poder y dominación. Los clásicos y Marx exploraron el poder asimétrico de las clases sociales; Veblen y Commons el poder asimétrico de las instituciones; Keynes el poder asimétrico de la demanda agregada; Schumpeter el poder desequilibrante del empresario innovador; Galbraith el poder asimétrico de la tecnoestructura; y Myrdal el poder asimétrico amplificado por las causaciones acumulativas.

En la sexta y última parte, se presenta una interpretación personal (probablemente heterodoxa) del estructuralismo histórico latinoamericano y de sus fundamentos sistémicos, fuertemente asociados a las nociones de poder y de justicia distributiva. En ese marco se plantean los impactos del proceso de globalización en América Latina, y, la vigencia actual de la visión centro-periferia.

Finalmente, se sugieren algunas estrategias fundadas en un fortalecimiento
de la democracia y de la integración multidimensional de naciones a escala latinoamericana.

Casi todos los capítulos se fundan en notas y apuntes de clases correspondientes a diferentes cursos que fui dictando en centros académicos de América Latina, de Estados Unidos (Stanford) y de Europa (Universidades de Barcelona y París. Algunas secciones han aprovechado argumentos y reflexiones contenidas en ensayos y artículos elaborados durante mi larga permanencia como investigador y asesor en la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), y en el Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES), o en las consultorías ocasionales practicadas en otros organismos como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Mundial del Comercio (OMC), o la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

Cuando algún capítulo mantiene en alto grado los contenidos del ensayo original y éste fue publicado en alguna parte, menciono en nota al pie el nombre del ensayo en cuestión, pero en la mayoría de los casos, sencillamente se trata de apuntes de clases de mi propia autoría que han sido profundamente reformulados. Espero por último que la presente reformulación de dichos apuntes siga siendo útil a mis alumnos que permanentemente motivan y estimulan mi vida intelectual.


Existe versión en Ebook (Kindle Edition) que puede ser adquirida en Amazon.com, Mercado libre, y otros proveedores similares.

 

Deja un comentario